Paper Money of Chihuahua

.. by Simon Prendergast

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Documents Porfirio Díaz Decree on certificados de oro, 22 December 1905

Decree on certificados de oro, 22 December 1905

Decreto que autoriza la emisión de certificados de oro, por la Comisión de Cambios y Moneda y la aceptación de los propios certificados entre las existencias metálicas de los Bancos.
Secretaría de Estado y del Despacho de Hacienda y Crédito Público. – México. – Sección 4ª.
El Presidente de la República se ha servido dirigirme el decreto que sigue:
“PORFIRIO DIAZ, PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, Á SUS HABITANTES, SABER:
Que en uso de las facultades que me confiere la ley de 7 de noviembre próximo pasado; y considerando:
Primero. Que de permanecer por mayor tiempo arriba de la paridad legal el valor en oro de la plata, pudiera determinarse una escasez de numerario que, por momentánea que fuese, ocasionaría algunos trastornos en los negocios y en las transacciones de todo genero, si dejaran de tomarse oportunamente las providencias de todo género, sí dejaran de tomarse oportunamente las providencias adecuadas que demande la situación;
Segundo. Que si bien una parte de las exportaciones de pesos fuertes motivadas por el alza de la plata, se verifica á cambio de oro traído del extranjero, este oro no puede substituir en la circulación á los pesos que se exportan sino amonedándose, y esto debe haberse por conducto de la Comisión de Cambios y Moneda;
Tercero. Que la fabricación de monedas de oro no puede verificarse con toda la prontitud que las circunstancias lleguen acaso á exigir, dada la importancia de las cantidades de pesos fuertes que están saliendo del país; y que, por lo mismo, es indispensable proveer de alguna manera á la insuficiencia de dicha fabricación;
Cuarto. Que este último objeto se llena satisfactoriamente emitiendo certificados en cambio del oro que se entregue á la Comisión de Cambios y Moneda, y reglamentado dicha emisión de modo que los certificados puedan, en todo tiempo, ser redimidos, aun antes de que se acuñe el metal, mediante la devolución que se haga al tenedor de la cantidad de oro puro correspondiente:
Quinto. Que la emisión de certificados no puede en manera alguna constituir un peligro para la fijeza del cambio exterior, aun en el caso de que no se haga á cambio de oro traído al país en pago de pesos fuertes exportados, y por lo mismo se aumente el volumen total de la circulación monetaria; porque, en primer lugar, los certificados no son susceptibles de desempeñar todas las funciones de la moneda; en segundo, porque la abundancia relativa de signos circulantes no perjudica á la moneda de oro sino á la de plata, cuando el valor de ésta es inferior al tipo legal; y, por último, porque si llegan á presentarse inconvenientes por las fluctuaciones del precio del metal blanco ó por otro motivo, la Comisión de Cambios y Moneda dispondrá lo necesario en virtud de las facultades que le otorga el presente decreto, y el que fué promulgado el 23 de noviembre próximo pasado para suspender ó disminuir en todo tiempo la expedición de certificados y la fabricación de monedas de oro;
Sexto. Que desde el momento en que el valor de los pesos fuertes de plata no solamente ha alcanzado la paridad legal con el oro, sino que supera al de éste, no hay motivo para que la Comisión de Cambios y Moneda carezca de la libertad necesaria para recibir pesos fuertes de plata en cambio de oro, cuando le parezca oportuno.
Por tanto, he tenido á bien decretar lo siguiente:
Art. 1º. La Comisión de Cambios y Moneda queda autorizada:
I.    Para emitir certificados á cambio de oro en barras ó en moneda extranjera que acuerde recibir de particulares para la acuñación, en los términos de que habla el decreto de 23 de noviembre de 1905.
II.    Para recibir, cuando lo crea conveniente, pesos de plata en cambio de oro amonedado ó en barras, siempre que el mercado de la plata se encuentre en las condiciones previstas en la primera parte del art. 12 de la ley monetaria de 25 de marzo de 1905.
Art. 2º. La valoración de las barras de oro y de las monedas extranjeras que, para la expedición de certificados, se presenten á la Comisión de Cambios y Moneda, se hará á razón de 75 centigramos de oro puro por un peso.
El oro en barras deberá llenar todas las condiciones que exigen los arts. 2º. y 5º. del citado decreto de 23 de noviembre de 1905; y las monedas extranjeras sólo serán admitidas por un peso efectivo, y cuando, según las leyes monetarias del país de origen, deban tener una ley de 900 milésimos ó más de oro puro.
Art. 3º. Los certificados serán reembolsables á la vista y al portador, á menos que el interesado los prefiera nominativos, y en este caso se transmitirán por endoso. Tendrán un valor de un mil pesos cada uno ó de múltiples exactos de esta cantidad, salvo que, tratándose de certificados nominativos, se expidan á petición del interesado por cualquiera otra suma mayor de un mil pesos. Deberán llevar, por último, además de los sellos y contraseñas que acuerde la Comisión, las firmas de dos Vocales de la misma, así como las del Jefe y del Cajero de la oficina. Estos documentos no causarán timbre alguno.
A opción de la Comisión de Cambios y Moneda, el reembolso de los certificados se hará en moneda mexicana de oro, ó en moneda extranjera ó barras del mismo metal, al tipo establecido por la ley, de 75 centigramos de oro puro por un peso.
Art. 4º. La Comisión conservará siempre en depósito confidencial, en el Banco Nacional de México, ó en algún otro establecimiento de Crédito de primer orden, una cantidad de oro amonedado ó en barras, cuando menos igual al monto de los certificados en circulación, á efecto de poder en todo tiempo reembolsar dichos documentos á su presentación. Una vez hecho el reembolso, se cancelará el certificado, sin que, por motivo alguno, pueda volver á ser emitido.
Art. 5º. Los certificados á que se refiere el presente decreto serán de curso voluntario, y á los Bancos de emisión y demás Instituciones de Crédito que los poseyeren, se les computarán entre sus existencias metálicas por la cantidad que expresen.
En los Balances y Cortes de Caja de dichas Instituciones deberá hacerse constar el monto de las existencias de oro, bien sea que consistan en moneda mexicana ó en los referidos certificados.
Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el debido cumplimiento.
Dado en el Palacio del Poder Ejecutivo Federal, en la Ciudad de México, á los veintidós días del mes de diciembre de mil novecientos cinco.
Porfirio Díaz
.
Al Secretario de Estado y del Despacho de Hacienda y Crédito Público, Lic. José Yves Limantour. – Presente.
Y lo comunico á Ud. para su conocimiento y demás fines.
México, 22 de diciembre de 1905.
Limantour
.
Al

 

Main Menu